Valorar a nuestros abuelos es reconectar con nuestra esencia social

En cada rincón de nuestro país hay personas dando un servicio silencioso y desinteresado a la comunidad, conozcamos a Romina, escritora entre tantas virtudes, de Faro Santa Fe.

Una breve reseña contada por su protagonista, nos da ejemplo, desde el lugar de cada uno está todo por hacerse. 

Mi nombre es Romina Caraffa, tengo 36 años, un hijo de 8 años, vivo en un pueblo llamado Pilar, en la provincia de Santa Fe.

 El objetivo de mis acciones es compartir mi tiempo con otros, sacarle una sonrisa a las abuelas y a los niños…

Con un grupo de abuelas del “Hospital Geriátrico de Pilar” comparto principalmente momentos de lectura de cuentos, novelas, poesías, charlas, mates, una rica torta, sus cumpleaños. 

Luego de una visita de Juan Bautista Segonds a mi localidad y de un llamado que venía sintiendo en mi interior a “hacer algo por los demás”, un domingo de pascua fui con mi hijo al Geriátrico a saludar y compartir bombones con las abuelas y residentes del lugar. Desde ese momento, comencé a visitarlas semanalmente con cuentos, novelas y poesías. Hace un tiempo, se sumaron compañeras de la Biblioteca con quienes asistimos cada quince días a compartir momentos de lectura junto a las abuelas. Es muy reconfortante sentir el cariño de los residentes, nos sentimos muy felices haciéndolo y aprendemos mucho de ellos.

Cuando salí del Geriátrico luego de mi primera visita, vinieron a mi mente estas palabras:

¡Cómo olvidar esos ojos, esas dulces miradas! Sus pieles arrugadas no significan “demasiados años de vida”, sino innumerables experiencias, momentos felices y de los otros, juegos de niños, enojos, travesuras, amores adolescentes, aventuras, llantos, risas, charlas con amigos, años compartidos con la familia, horas dedicadas a cocinar para los seres queridos, tiempo donde tuvieron lugar la comprensión, el amor, los disgustos, el distanciamiento, los viajes, las canciones, los bailes, los besos, los abrazos, las lecturas, y cuántas cosas más…

Por eso creo que los adultos mayores merecen respeto, amor, un oído y un corazón que los escuchen sin prisas.

Ellos han vivido, viven, siguen adelante. Sus historias, enseñanzas y consejos son caricias para el alma. ¡Dios bendiga a los abuelos!

También colaboro en el Taller de Cuentos de la Biblioteca Popular de mi pueblo, Pilar, Santa Fe. En este Taller participan varias personas brindando lo mejor de sí mismas para que los niños disfruten de la Literatura y descubran el placer de la lectura.

Al principio me costaba compartir mis acciones, pensaba que no era necesario, que quizás era una forma de “alardear” de lo que hacía. Con el tiempo entendí que las buenas acciones se contagian, que hay que dejar huellas bonitas en las personas, que cada persona es una luz en este mundo. Seremos una historia que inspire si trabajamos en equipo y, ante todo, con mucho amor. 

Si querés ser parte de Faro Santa Fe comunícate info@argentinafaro.com
Si querés leer autores nacionales podes escribirle a Romi a Rominc_2002@hotmail.com
Nombre del libro: Muñecas Rusas , Anotologia de cuentos. Editorial:  Autores de argentina, taller literario  "Pájaros del Alma"

Otras novedades

Calabazas y Mariposas

En la Escuela infantil nro 4 Distrito 17 de capital federal, se genera el primer lazo con la naturaleza, de manera simple y eficaz, acompasan el crecimiento con conciencia ambiental.

Incluir, Inclusión, Incluidos.

En un escenario en donde la sociedad despierta, de la sombría ausencia de interés, sobre la realidad de muchos, existen personas que se dedican a las tareas de re-conexión, orden y sanación social.

¿Biodegradables o Compostables?

Tomar conciencia del problema, generar una solución, aplicarla y difundirla. Un proceso que muchos emprendedores comprendieron y con tenacidad logran establecer una nueva manera de prosperar, aportando al planeta.